19:30
October/20
Fri23
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:30
November/20
Thu5
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

El jazz como acto de amor en tiempos del cólera

La música se ha convertido en estos tiempos y más que nunca en un sustento cultural de primera necesidad. Es en los márgenes de la vida donde las emociones se desnudan para buscar sus propias esencias y, queda claro, en situaciones de extrema tragedia uno necesita sentir de verdad, sin trampas ni atajos. El jazz es uno de los bálsamos musicales más sanadores y auténticos, pues resulta imposible que la mentira prenda en sus raíces. Ese latido jazzístico palpitará un año más en la madera noble del Auditorio Nacional de Música, en un ciclo que ya se ha hecho clásico y en un espacio que igualmente es uno de los mejores refugios con que cuenta este género. En los reclamos de su programación, se observa una clara intención de atender a todos los públicos a través de todas sus expresiones creativas, que son muchas y variadas, remitidas tanto por artistas de aquí como de allí.

La Sala Sinfónica acogerá en primavera a uno de los principales líderes pianísticos y jazzísticos de los últimos años, Brad Mehldau, un creador con un universo artístico y emocional muy personal, luego prolongado y ampliado magistralmente por los miembros de su actual trío, el contrabajista Larry Grenadier y el batería Jeff Ballard. Este año, la felicidad de disfrutar del talento de este pianista príncipe y principal se verá ampliada con su visita a la Sala de Cámara en solitario, un formato este, el de piano solo, que profundiza en el mundo interior de Mehldau.

La temporada contará, asimismo, con otra de las jóvenes sensaciones del jazz español y femenino reciente, la cantante, trompetista, saxofonista y compositora Andrea Motis, que, a pesar de su juventud, se ha hecho un hueco entre los grandes, consiguiendo éxitos a cada paso que da, como la grabación de su último álbum Emotional Dance, nada menos que para el sello Impulse! de Universal. La chica conmueve por dentro y por fuera y descubre seguidores de todas las clases jazzísticas sociales.

El decir pianístico, el de Mehldau al margen, estará representado por dos instrumentistas nacionales con enorme autoridad musical, Abe Rábade y Marco Mezquida; el gallego presentará los temas incluidos en su reciente registro Sorte, firmado junto al contrabajista Pablo Martín Caminero y el batería Bruno Pedroso. El menorquín sumará a su teclado la música de Beethoven, contándola desde su sensibilidad más jazzística. Y habrá dos «pianismos» sublimados más, cada uno con luz diferente: el del romano Enrico Pieranunzi, un poeta de las blancas y las negras que acude junto a un trío europeo con el que ha grabado un álbum hermoso, Blue Waltz, y el del neoyorquino Joey Calderazzo, un intérprete del jazz más jubiloso que, además, acudirá en curiosa formación de dúo con el famosos bajista y contrabajista John Patitucci.

Por último, dos propuestas grupales salvajes, las que nos remiten los aguerridos jazzistas que se citan en The Cookers y Valencia Jazz Top 7. La primera banda se ocupa de mantener viva —¡y de qué manera!— la llama del bebop, reuniendo a los trompetistas Eddie Henderson y David Weiss, los saxofonistas Billy Harper y Donald Harrison, el pianista George Cables, el contrabajista Cecil McBee y el batería Billy Hart; lo que coloquialmente se suele decir una superbanda… La segunda lleva en su nombre buena parte de sus intenciones, convocando a un reunión de jazzistas galácticos valencianos, encabezados por el saxofonista Perico Sambeat, un icono de nuestro jazz que atraviesa un magnífico estado de forma interpretativa y creativa, con permiso de las otras perlas reunidas: Albert Palau, Javier Vercher, Toni Belenguer, David Pastor, Ales Cesarini y Miquel Asensio.

Y, a la sombra dichosa del jazz español, un trío capital, el que forman el mencionado saxofonista Perico Sambeat, el contrabajista Javier Colina y el batería Marc Miralta, el CMS para todos. A pesar de llevar junto desde hace más de dos décadas, el trío no se prodiga demasiado por nuestros escenarios, por lo que reencuentro tendrá halo de acontecimiento mayúsculo e ineludible.

Regresa el jazz al Auditorio Nacional de Música, con todo su esplendor y fundamento, y toda su energía sanadora, más necesaria que nunca. O, parafraseando a Gabo, como acto de amor en tiempos del cólera.

Pablo Sanz


CNDM

Centro Nacional de Difusión Musical
C/ PRINCIPE DE VERGARA, 146 - 28002 Madrid
91 337 02 34/40